Patrimonio

pero…¿ Qué es el patrimonio?

Podemos definir patrimonio atendiendo a los criterios que nos dan desde la RAE, el IAPH o La UNESCO.

RAE: Conjunto de bienes de una nación acumulado a lo largo de los siglos, que, por su significado artístico, arqueológico, etc. son objeto de protección especial por la legislación.

IAPH( Instituto andaluz del Patrimonio histórico): Todas aquellas entidades materiales e inmateriales significativas y testimoniales de las distintas culturas, sin establecer límites temporales ni artísticos, considerando así las entidades de carácter tradicional, industrial, inmaterial, contemporáneo, subacuático o de los paisajes culturales como garantes de un importante valor patrimonial.

UNESCO( Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, en Inglés United Nations Educational, Scientific and Cultural Organization):Es la herencia cultural del pasado de una comunidad, con la que esta vive en la actualidad y que transmite a las generaciones presentes y futuras .

A partir de ahí, el patrimonio cultural abarca una serie de campos tan amplio como años llevamos existiendo.

pero… ¿ qué es el patrimonio cultural?

El patrimonio cultural hoy, en el siglo XXI, es un depósito de información acumulada que se nos presenta como restos materiales, ya sean objetos, inmuebles, paisajes…o inmateriales como valores, relaciones sociales o culturas pasadas. 

Para las nuevas generaciones, las generaciones digitales, los millennial, las nuevas tecnologías de la información y la comunicación y las redes sociales también forman parte del legado de información que nos deja huella.

Pero no nos liemos mucho … nosotros entendemos el Patrimonio como construcción social porque... Cuando miro mi pueblo, mi barrio, mi ciudad o provincia 

El paseo patrimonial por nuestro pueblo nos lleva a rincones que hablan de otras épocas históricas
(monumento a Alonso Barba…).

  • También nos sumerge en viejas tradiciones locales que soportan y perpetúan nuestro patrimonio inmaterial ( pisado del vino, fiestas populares)
  • Cuando me desplazo a la playa y me baño rodeado de parajes naturales estoy poniendo en valor un patrimonio natural rico y valiosísimo ( Nueva Umbría)
  • O cuando reconozco la vieja estación del tren, o los restos de puentes y fábricas abandonadas que hablan de un pasado económico que formaba parte de otra política económica, también estoy reconociendo un patrimonio industrial.

Cuando pienso en mi provincia ¿en qué pienso?

En el estado ruinoso en que se encuentra, en las comodidades que tiene ahora,en cómo la vivieron nuestros mayores,en los servicios sociales que se ofrecen a las personas dependientes,en la celeridad o estancamiento en que funcionan las instituciones políticas que garantizan mi estado del bienestar.

Desde esta perspectiva, no hay en los objetos un espíritu o mérito intrínseco que los haga por sí mismos valiosos. Nuestra definición patrimonial radica en materializar una serie de valores que sustentan su “patrimonialidad”, confiriendo a los objetos un valor nuevo y unas funciones diferentes a aquellas para las cuales fueron inicialmente concebidos. Por ejemplo, mediante la mirada patrimonial, el ayuntamiento deja de ser un mero habitáculo para albergar valores intangibles como la preservación de la democracia, la memoria o la identidad de una comunidad. Y así con todas las instituciones municipales.

Finalmente, mi pueblo es…

El anterior análisis ha permitido llegar a las siguientes reflexiones: para empezar, que las instituciones políticas  no dejan de lado toda una serie de realidades históricas consideradas objeto de patrimonio. Son memoria de nuestra identidad.

Sin embargo, su creciente desarrollo socio-económico y su madurez democrática ha generado nuevas formas de vida que crean otros tipos de patrimonios.

La comunidad tiene que cobrar consciencia de que la riqueza de mi pueblo reside no sólo en su arquitectura, sino en su forma de vida.

Sin las personas, el patrimonio no es nada, así como sin los objetos, las personas pierden parte de su identidad, de su forma de vida, del medio material en el que se apoyan para entender la realidad. Esta interdependencia de objetos y personas tiene una profunda implicación para el abordaje del patrimonio, y pone en cuestionamiento a las políticas públicas centradas solamente en los objetos.

Mediante una definición amplia  del concepto de patrimonio, es posible pensar en  la unidad espacio-cultura como la verdadera depositaria de los valores atribuidos a los objetos patrimoniales. Así mismo, nuestra constitución dice en su artículo 46…que la cultura y los objetos artísticos y de valor histórico en que la cultura se manifiesta, son una necesidad de la vida social También dice que históricamente es necesario un sustrato cultural para el funcionamiento de la democracia.…que el progreso cultural de los ciudadanos es inseparable del progreso social, democrático y económico de la sociedad.